theme/images/cabezal.jpg
Campañas

URUGUAY HACIA SU SANTUARIO DE BALLENAS y DELFINES
LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE DEL SENADO Y DIPUTADOS RECIBIERON Y APROBARON LA PROPUESTA
PADRINOS de la CAMPAÑA: CARLOS PÁEZ VILARÓ y EDUARDO GALEANO

URUGUAY TO THE SANCTUARY OF WHALES AND DOLPHINS
COMMISSION OF ENVIRONMENT OF THE SENATE AND REPRESENTATIVES RECEIVED AND APPROVED LAW PROPOSITION
SPONSORS OF THE CAMPAIGN: Carlos Paez Vilaro and Eduardo Galeano

The Environment Committee of the Senate, received in November 2012, representatives of the Organization for the Conservation of Cetaceans (OCC), to present the draft law for the creation of Whale and Dolphin Sanctuary in Uruguayan waters. The proposal was received with full support that the chairman of the committee. “(...) from now, we’re absolutely agree and share that initiative which we so appreciate (...) once the reaches comes to the Chamber of Representatives, try to give the parliamentary process as quickly as possible.”

A month earlier (November 07) members of the Environment Committee of the Chamber of Representatives Parliamentary majority approved and signed the project, involving an unprecedented group of scholars who presented and read the proposal. This is a historical fact in the Uruguayan Parliament, where children have an initiative as citizens promoting national laws.

La comisión de medio ambiente de la Cámara de Senadores, recibió en noviembre 2012, a los representantes de la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC), para presentar el proyecto de ley, creación del Santuario de Ballenas y Delfines en Aguas Uruguayas. El mismo fue recibido con pleno apoyo a decir del presidente de la comisión. “(…) desde ya estamos absolutamente de acuerdo y compartimos vuestra iniciativa la cual agradecemos (…) una vez que el proyecto de ley llegue de la Cámara de Representantes, trataremos de darle el trámite parlamentario lo más rápidamente posible”.

Un mes antes (el 07 de noviembre) los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Representantes Parlamentaria, aprobaron por mayoría y firmaron el proyecto, con la participación inédita de un grupo de escolares que presentaron y leyeron la propuesta. Siendo éste un hecho histórico en el Parlamento uruguayo, donde los niños presentan una iniciativa como ciudadanos.

Asimismo se presentó, una carta dirigida expresamente al Presidente de la República, con cartas realizadas por los niños y las casi 7 mil firmas de apoyo de la ciudadanía uruguaya, latinoamericana y mundial. En la carta se sumaron casi 20 prestigiosas organizaciones de Latinoamérica. El proyecto es impulsado por los escolares de los departamentos de Maldonado y Rocha (verdaderos autores del proyecto desde el año 2002), que junto a la OCC presentaron el proyecto de ley.

INFORMACIÓN ADICIONAL

El padrino de la campaña Carlos Páez Vilaró dijo estar muy complacido de poder apoyar la conservación de estos animales que toda su vida admiró desde Punta Ballena, asimismo Agó Páez, la artista y gran amiga de la OCC. Eduardo Galeano dedicó un poema sobre el “Santuario de la Vida”, que ilustra la significancia de los océanos y como nos vería a los seres humanos, quien también envió sus saludos gratificantes.

El Santuario permitirá preservar las especies amenazadas de Ballenas y Delfines que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza al país a nivel regional e internacional (son solamente 6 los Santuarios en Latinoamérica).
El proyecto está en total concordancia con la postura país en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde Uruguay co-patrocina el Santuario para el Atlántico Sur. El Santuario es de enorme utilidad para sensibilizar y promover la protección de cetáceos amenazados que habitan nuestras aguas, mediante la prevención de diversas amenazas: colisiones letales de mega-buques con ballenas (n=9 ballenas en 9 años), contaminación química y sonora en nuestras aguas, entre otros.

A partir de su aprobación, se pretende minimizar y prevenir impactos ocasionados por colisiones, enmalles, contaminación química, sonora y polución. Queda definitivamente impedida la cacería, incluso con fines científicos, tal como estipula el decreto 238/998.

Los Santuarios Marinos son una figura reconocida a nivel internacional, en lo que respecta a conservación de hábitat y especies. Cada vez son más los países que la adoptan, otorgándoles un reconocido estatus en lo que a esta temática refiere. Solamente en América, existen 21 santuarios: 15 en América del Norte y 6 en Latinoamérica (Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana).

Los Santuarios Marinos no se contraponen con la laicidad establecida por los países como estados soberanos, sin relacionarse en absoluto con ningún aspecto religioso o eclesiástico.

En la reciente participación de Uruguay en la CBI, representado por la Cancillería y OCC como sociedad civil (Panamá julio 2012), el país se sumó como co-patrocinador a la propuesta presentada por Brasil, Argentina y Sudáfrica para la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur (donde no se incluyen aguas jurisdiccionales o ZEE), faltando apenas cuatro votos para su aprobación.

La figura del Santuario no se contrapone ni obstaculiza proyectos de desarrollo costero marino, sino que sugiere y promueve medidas de prevención y mitigación de posibles efectos negativos que pudiesen derivar de éstos. En concreto, contribuye a que los proyectos de desarrollo costero marino puedan ser realizados, minimizando al máximo impactos en perjuicio del ambiente de los cetáceos.

Jerarquización e imagen país

En la actualidad, los países que cuentan con Santuarios Marinos en sus aguas jurisdiccionales, tienen una imagen jerarquizada a nivel nacional y principalmente internacional, colocándolos a la vanguardia en la conservación de las ballenas y delfines, especies tan importantes y emblemáticas a nivel mundial. Esto constituye una forma muy exitosa de atraer mayor turismo para la observación de cetáceos, que en general es de alto poder adquisitivo, con un perfil de turismo filantrópico, de un importante nivel de conciencia y experiencia.

Ballena “Mercosureña” y Santuarios hermanos

Desde el año 1999, se reúnen los representantes de distintos segmentos institucionales de Argentina, Brasil, Uruguay y Chile, científicos, legisladores, empresarios y otros interesados en la valoración y protección de la Ballena Franca Austral como especie amenazada (“Carta de Imbituba”, 2000); debido al gran interés ecológico, científico, histórico, cultural, educativo y económico, este último representado por el creciente turismo de observación de ballenas. La creación de un Santuario en aguas uruguayas, podría propiciar la creación de un Santuario Hermano al de Brasil con el fin de conservar la ruta migratoria de la Ballena Franca Austral declarada en el año 2000 “Ballena del Mercosur” (Comisión Parlamentaria). Lo anterior se basa en los ejemplos del Atlántico Norte con la creación de Santuarios Hermanos entre Las Bermudas, Estados Unidos, República Dominicana y las Antillas Francesas, concepto adoptado por el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente PNUMA.

En el 2002, a partir de la iniciativa de los escolares de Maldonado este proyecto dio su primer paso: las autoridades locales declararon a la Bahía de Maldonado Santuario de Ballenas. Desde entonces, la OCC continuó profundizando y perfeccionando la propuesta, con la meta de extender el Santuario a todas las aguas uruguayas, con aval de las máximas autoridades competentes, de niños y jóvenes y de la sociedad civil de Latinoamérica. La creación del Santuario posibilitará reconocer y crear conciencia colectiva acerca de la presencia de diversas especies de cetáceos en nuestras aguas, preservar su hábitat, a la vez patrimonio natural y el medio ambiente social, histórico y cultural. Permitirá además fomentar la investigación científica del vastísimo ecosistema marino y posicionar a nuestro país a nivel mundial como protector y defensor de su soberanía, a través de la preservación de su patrimonio natural.