theme/images/cabezal.jpg

Ballenas del Santuario Ballenero Austral son Comercializadas

Fecha de publicación: 15 abril, 2010

Mientras se realizaba esta semana una reunión de carácter secreto de la Comisión Ballenera Internacional en Washington (Estados Unidos), una investigación reveló que carne de ballena proveniente de los programas de “caza científica” que realiza Japón en el Pacífico Norte y el Santuario de Ballenas Austral está siendo comercializada ilegalmente en países como Estados Unidos y Corea del Sur.

15 de abril de 2010 – Un estudio publicado esta semana en la revista científica Biology Letters demuestra el comercio ilegal de carne y productos de ballena obtenidos a través de los denominados programas de “caza científica” que realiza el gobierno de Japón en aguas internacionales del Pacífico Norte y el Santuario de Ballenas del Océano Austral.

El estudio realizado por once especialistas de EE.UU, Japón y Corea del Sur, fue liderado por el genetista de la Universidad de Oregon, Scott Baker, y revela la venta ilegal de especies protegidas de ballena minke antártica, ballena minke del Pacífico Norte, ballena de aleta y ballena sei en locales comerciales de Estados Unidos y Corea del Sur.

Los resultados de los análisis genéticos revelaron que carne de ballena minke antártica, proveniente del Santuario de Ballenas del Océano Austral, está siendo comercializada ilegalmente en Corea del Sur, junto con especies de ballena sei y minke del pacífico Norte que son capturadas por Japón en aguas internacionales del hemisferio norte.

Adicionalmente, la investigación evidenció la venta ilegal de ballena de aleta, la segunda especie de mayor tamaño después de la ballena azul, en el mercado coreano. Japón captura ballenas de aleta en el Santuario Ballenero Austral, que posteriormente son comercializadas en el mercado interno nipón. De acuerdo a los resultados genéticos de la investigación “es muy probable que las muestras de ballena aleta obtenidas en Corea del Sur tengan el mismo origen que las que son comercializadas en Japón”.
Por otra parte, el estudio reveló que la carne de ballena sei comercializada ilegalmente en Estados Unidos en el recientemente clausurado restaurante californiano The Hump, proviene de ejemplares cazados por Japón con supuestos fines de investigación en el Pacífico Norte.

Negociación de la CBI y Expansión del Comercio Ilegal de Ballenas
Las evidencias científicas sobre el tráfico ilegal de productos de ballena coincide con la realización esta semana en Washington de una reunión de carácter secreto de doce países de la CBI, conocido como Grupo de Apoyo, entre los cuales se encuentran México y Brasil. Este grupo de trabajo, liderado por el chileno Cristian Maquieira, tiene como objetivo avanzar hacia la finalización de un texto de negociación para definir el futuro de la CBI el cual será evaluado el próximo mes de junio en Marruecos por representantes de los 88 países que forman parte de este organismo internacional.

La propuesta preliminar de negociación, que fue dada a conocer a inicios del mes pasado durante una reunión abierta de la CBI en La Florida (EE.UU), ha sido objeto de duras críticas por parte de países como Australia, debido a que busca eliminar la moratoria sobre la caza comercial de ballenas y legitimar la denominada “caza científica” de ballenas que realiza Japón – incluso en aguas de los santuarios balleneros establecidos bajo la CBI, a cambio de una supuesta reducción del número de ballenas cazadas actualmente. Sin embargo, la propuesta carece de mecanismos para garantizar el cumplimiento de las medidas propuestas y sus opositores recuerdan que ésta fue una de las principales razones que llevó a la mayoría de las especies de ballenas al borde de la extinción durante la ballenería comercial.

Adicionalmente, la propuesta discutida actualmente en el seno de la CBI no cuenta con mecanismos efectivos para evitar el tráfico ilegal de ballenas debido a que los programas de fiscalización, monitoreo y cumplimiento serán exclusiva responsabilidad de las naciones balleneras. Al respecto Baker y sus colegas destacan que “la historia de la ballenería comercial demuestra que los acuerdos internacionales no son honrados por las naciones ante la ausencia de sistemas de fiscalización, seguimiento y cumplimiento independientes, transparentes y efectivos”.

El estudio asevera que durante un periodo de 40 años, la ex Unión Soviética falsificó registros de capturas de más de 100,000 ballenas cazadas en el hemisferio sur. Durante la década de 1980 las estaciones balleneras costeras de Japón falsificaron registros de captura de ballenas de Bryde y cachalotes; y la captura ilegal, no regulada y no reportada (IUU por sus siglas en inglés) continúa hasta nuestros días bajo el alero de la denominada “caza científica” de ballenas que realiza Japón en aguas internacionales.

En referencia a la propuesta de negociación de la CBI, el comisionado chileno y actual presidente de la CBI, el embajador chileno Cristián Maquieira, afirmó esta semana al diario The New York Times que “si esta iniciativa fracasa, regresaremos a años de asperezas”.

Fuente: New York Times, Biology Letters, CCC

Última modificación: 15 de abril de 2010 a las 16:02

Hay 0 comentarios

captcha